Petición
Planeta Sano,
Gente Sana

Dos conferencias de la ONU. Una oportunidad para que los católicos de todo el mundo escuchemos al Papa Francisco y pongamos en práctica nuestra fe.

Estado de nuestra casa común

Nuestra casa común y nuestra familia común están sufriendo. La emergencia climática está provocando el aumento del nivel de los mares, un planeta más cálido y eventos climáticos más extremos. Está devastando las vidas de nuestros hermanos y hermanas más pobres y ecosistemas imprescindibles para la vida.

Al mismo tiempo, los biólogos estiman que estamos llevando a las especies a la extinción a un ritmo entre 100 y 1.000 veces superior al habitual. “No tenemos derecho.” (Laudato Si’ 33). “Porque todas las criaturas están conectadas, cada una debe ser valorada con afecto y admiración, y todos los seres nos necesitamos unos a otros.” (LS 42)

En el año 2021

Tenemos una oportunidad como ninguna otra.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad (COP15), que se celebrará en octubre, los líderes mundiales tendrían que establecer los objetivos necesarios y suficientes para proteger la creación.

En Noviembre, en la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), los países anunciarán sus planes para cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Antes de esas reuniones, es nuestra responsabilidad como católicos alzar la voz de los más vulnerables y abogar por ellos. Debemos actuar ahora.

Nuestra petición

  • Abordar juntos la emergencia climática y la crisis de biodiversidad
  • Limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados y asegurar que no se pierda más biodiversidad
  • Garantizar una acción global equitativa, incluyendo el apoyo a los más afectados
  • Proteger y respetar los derechos humanos, incluidos los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales en la acción climática y de biodiversidad

¿Por qué?

Cuando los católicos nos unimos y vivimos nuestra fe, suceden cosas increíbles. Sólo hay que ver cómo la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco ha animado a los católicos de todo el mundo a cuidar de la creación.

Antes del acuerdo de París en 2015, los católicos lideraron el camino, abogando por un acuerdo que limitara el calentamiento a 1,5 grados. Algunos decían que no se podía hacer, pero con el Espíritu Santo dirigiendo el camino, ¡lo hicimos!

Lo haremos de nuevo este año.

Seamos el cambio

Facilitado por

Auspiciado por

¿Representas a una organización? Firma la petición aquí y muestra a toda tu comunidad cómo vives tus valores

ORGANIZACIONES FIRMAN LA PETICIÓN